Categories
Electoral

Radiografía de Parisi y un examen adicional

Introducción

Como nunca, los resultados de la primera vuelta no permiten anticipar el desenlace del balotaje. Si bien los márgenes de incertidumbre de las votaciones de Provoste, Meo y Sichel no son altos, el elemento sorpresa lo ha constituido la gran votación de Parisi y las incertezas asociadas a la conducta de este electorado el 19 de diciembre.

Es así como el propósito central de este trabajo consiste en desentrañar el perfil del votante de Parisi y, desde ahí, prever su comportamiento en el balotaje. Con ese objeto, se corrieron modelos (ya utilizados anteriormente) de primera vuelta con las elecciones de mayo, concejales y convencionales, obteniendo los orígenes de la votaciones de cada candidato presidencial con base en los electorados de los partidos (en el caso de los concejales) y de las listas que concurrieron a la elección de convencionales.[1]

Perfil del votante de Parisi

Los modelos calcularon la composición del electorado de cada candidato presidencial a la primera vuelta. Puesto que es Parisi quien interesa, se analizará su votación, empleando agregados a fin de tornar más comprensible la información, si bien ésta se estructura partido a partido.

Modelo con elección de concejales

Primero se pasa revista a los resultados del modelo aplicado a la elección de concejales.

Cuadro Nº 1: votación de concejales

Parisi
Chile Vamos y republicanos22,628
AD137,234
PS-PPD-PR-PL156,005
DC-Ciudadanos-PRO86,277
Igualdad7,600
PTR10,915
Candidaturas independientes10,046
Nulos58,177
Voto nuevo400,519

Fuente: elaboración propia en base a modelo con concejales

La votación proveniente de Chile Vamos y republicanos –que es notablemente baja- corresponde en su totalidad a los independientes del pacto (6.773) y al PRI (15.828), en tanto el resto del electorado de los partidos de ese conglomerado no votó a Parisi. Se hace notar que un 32% de la votación del PRI de mayo se traspasó a Parisi.

En el caso de AD, son los independientes de Chile Digno (31.715) y del FA (47.776) quienes efectúan las contribuciones, junto al FREVS (57.745), no así los otros partidos; el FREVS traspasa a Parisi el 66.8% de su votación de concejales.

En el mundo PS-PPD-PR-PL, Parisi recibe votos desde los independientes del pacto (34.219) y el PR (114.822) quienes efectúan casi todo el aporte; el PPD no contribuye con sus votos y el PS le traspasa muy poco (6.602). Destaca el PR donde el 28.6% de su electorado de mayo es transferido a Parisi.

Dentro del pacto DC-Ciudadanos-PRO, la distribución entre los partidos y los independientes se encuentra bastante equilibrada; el traspaso del electorado del PRO es bajo en cifras absolutas pero equivale a un 44.9% de la votación obtenida en mayo; algo similar ocurre con el aporte de Ciudadanos, que se empina al 30%.

De los otros partidos resalta el PTR, con un aporte absoluto bajo pero que representa el 81.3% de su electorado de mayo, e Igualdad con un aporte menor. Los independientes del pacto Igualdad-PH no aportan votación a Parisi, como así tampoco lo hace el PH, ni los votantes de PEV y UPA. Las candidaturas independientes fuera de pacto contribuyen con el 11% de su electorado.

La transferencia de aquellos que votaron nulo en mayo asciende a 58.177, que traduce un importante 33.2% de su volumen. Los votos blancos no se traspasan a Parisi.

Finalmente, lo más relevante se sitúa en el voto nuevo, aquel que no acudió a las urnas en mayo y que supera los 400.000 votos (45% de toda la votación de Parisi). La conducta de este electorado es clave para el resultado del balotaje, considerando el origen del resto de la estructura de votación de Parisi.

Primero, una digresión referida al voto nuevo que aparece en cada elección. Con la excepción del plebiscito del año pasado, el voto nuevo ha favorecido abrumadoramente a la derecha, de manera persistente. Ha ocurrido en todos los balotajes desde la elección de 1999 -salvo el 2005 (Piñera-Bachelet)- inclusive con el voto nuevo (no presente en mayo) que apareció en las primarias legales de julio.

En lo que respecta a esta primera vuelta, el orden de magnitud de este nuevo voto (en relación con la elección de concejales) supera la cifra de 1.600.000 y la abstención (de los votantes de mayo) es de algo más de 1.000.000 de votos. Esto refrenda ciertas reflexiones que apuntan al reiterado ingreso y salida de votantes durante las últimas elecciones, desde el plebiscito.

En esta elección se confirma la tendencia, la suma de los votantes nuevos que apoyan a Kast, Sichel y Parisi asciende a cerca de un 65% del monto total de ese nuevo voto, de los cuales Parisi se lleva la no despreciable cantidad de algo más de 400.000.

Modelo con elección de convencionales

Para complementar la caracterización del perfil de votantes de Parisi, resulta conveniente analizar las transferencias de votos provenientes desde las principales listas que participaron en las elecciones de convencionales. El cuadro resumen sería el siguiente:

Cuadro Nº 2: votación de convencionales

Parisi
Candidaturas independientes82,708
Independientes por la nueva constitución14,717
Lista_del_Pueblo70,282
Resto de independientes185,516
PTR3,309
Nulos45,044
Voto nuevo489,157

Fuente: elaboración propia en base a modelo con convencionales1

Los electorados que respaldaron a las tres listas asociadas a las coaliciones (Unidad Constituyente, AD y Vamos por Chile) no ceden votación a Parisi. La cifra de los nulos se ajusta bien a sus símiles de concejales si se considera que no están consignados los escaños reservados. En consistencia con las elecciones de concejales, los votos blancos tampoco transfieren a Parisi.

Se confirma el volumen y orden magnitud del voto nuevo –no presente en mayo- que acude a votar a Parisi. Los casi 90.000 votos de diferencia en comparación con el voto nuevo de concejales, lo más probable es que corresponda a electores de escaños reservados.

Se constata que la Lista del Pueblo traspasa un bajo monto de sus votos a Parisi (70.282) lo cual equivale a 7.9% de su votación en mayo y esto contradice muchas especulaciones en torno a que quienes respaldaron dicha lista habrían votado masivamente a Parisi. Los independientes por la Nueva Constitución prácticamente no ceden votos a Parisi.

La mayor parte de las transferencias provienen de las múltiples listas de independientes, tanto desde las candidaturas independientes como de la gama variopinta de listas distritales que surgieron en dicho evento y que se agruparon en la categoría ‘resto de independientes’.[2]

Síntesis

Al pasar revista a toda la estructura de votación de Parisi –ya sea la que se conforma con concejales o con convencionales- surgen algunos elementos que concurren a caracterizar su perfil:

  • El voto de Parisi se compone, principalmente, de los diversos mundos independientes, dentro y fuera de pactos. Esto reafirma el carácter anti partido de sus votantes.
  • Aportan a su confección electorados de partidos con características especiales –en términos de representación e historia- cuyo origen está en el centro político y que carecen de una impronta ideológica nítida instalada en nuestra sociedad, con la excepción del PTR (el cual no es conocido nacionalmente).
  • Se alimenta fuertemente de un voto nuevo aparentemente distinto al que emergió en el plebiscito de octubre de 2020.
  • Aquellos partidos, coaliciones o listas de claro carácter ideológico y/o político no traspasan votación a Parisi.

Este perfil hace difícil predecir su comportamiento en la segunda vuelta. El enorme bolsón de voto nuevo y la labilidad del voto independiente tornan complejo anticipar qué ocurrirá con este electorado el 19 de diciembre. Con todo, se sugieren algunas pistas:

  • Es previsible que el respaldo de Parisi evidencie una abstención no menor a un 35%. Esto no es solo especulación, sino que también se funda en la gran abstención de su electorado en 2013 (71% según modelo aplicado a presidenciales de ese año). En este balotaje dicho fenómeno debiera adquirir proporciones menores, en virtud de lo siguiente:
    • La segunda vuelta de 2013 prácticamente carecía de competencia entre Bachelet y Matthei, lo que explica que la conducta del voto de Parisi no fuera la excepción; en el caso de Claude fue de más de 75%, Meo y Sfeir se aproximaron al 50% y, con la excepción de los electorados de las dos incumbentes, el resto de los candidatos exhibió grados de abstención manifiestos.
    • Este balotaje representa una encrucijada estratégica para Chile y se inscribe en un clima de polarización agudo, precedido por un estallido social aún con réplicas.
    • Los votos de Parisi provenientes de electorados de partidos debieran acudir a las urnas en una cuantía importante.
  • Independiente de la opción que defina el Partido de la Gente, las características de sus votantes no permiten aseverar que éstos se volcarán disciplinadamente en tal dirección, cuestión que, por lo demás, ocurre con todos los partidos en diversos grados.
  • Considerando los orígenes de aquel voto que no es nuevo y que proviene de partidos, debiera producirse un trasvasije mayor a Boric que hacia Kast, junto a un contingente no despreciable que se abstendría.
  • De los votos nuevos (que aparecieron en primera vuelta) que se repitan en diciembre, la mayoría debiera apoyar a Kast, de acuerdo al comportamiento histórico de este tipo de votante, que arrojan los modelos presidenciales desde 1999 en adelante.
  • La votación de Parisi, siendo muy singular, no necesariamente sería endosable.

Abstención

La composición de la abstención -referida a quienes votaron en mayo- resulta importante de detectar pues, en virtud de la importancia estratégica que reviste esta segunda vuelta (choque de dos trenes que pretenden llevar al país hacia estaciones que se encuentran en las antípodas),  no es aventurado presumir que quienes votaron en mayo serían candidatos para regresar a las urnas.

Al igual que con Parisi, y por las mismas razones, se presentarán resultados por agregaciones de interés y no partido a partido. El cuadro que resume los traspasos desde los concejales se muestra en lo que sigue:

Cuadro Nº 3: votación de concejales

Parisi
Chile Vamos y republicanos226,772
AD30,303
PS-PPD-PR-PL357,238
DC-Ciudadanos-PRO255,564
Igualdad6,009
Candidaturas independientes12,448
Nulos y blancos145,033

Fuente: elaboración propia en base a modelo con concejales

La abstención de  Chile Vamos y republicanos proviene de los independientes del pacto y alcanza a 196.654, que equivale al 32.4% de su votación; el PRI aporta 17.476 (35.4%) y la UDI 12.618, (3.2%); los partidos restantes no registraron abstención.

AD prácticamente exhibe muy poca abstención. El PC aporta la cifra de 14.042 (3.2%) y algo muy mínimo proviene de FREVS. Desde el FA no concurre a sufragar una porción significativa del electorado de Comunes (16.053), que equivale a 31.9%; los otros partidos del FA no presentan abstención.

En el mundo PS-PPD-PR-PL, de los independientes del pacto no vota un 53% (128.867) y de la votación del PR un 33.7% (135.096); el electorado del PPD se abstiene en un 17.3% (42.840) y del PS un 11.9% (50.434).

Los electores del pacto DC-Ciudadanos-PRO se abstienen también en medida importante; son los independientes de este pacto quienes registran un volumen que asciende a 143.349 (60.6%), seguidos por la DC con un 24.8% de sus votos que no concurrió a la primera vuelta (97.589); la abstención del electorado del PRO es baja en cifras absolutas pero equivale a un 28.7% de la votación obtenida en mayo; Ciudadanos no presenta abstención.

Un 11.1% de los votantes de Igualdad no acuden a las urnas (6.009). Los independientes del pacto Igualdad-PH, el PH, el PEV, PTR y UPA, no registran abstención. Las candidaturas independientes fuera de pacto se abstienen en un monto de 12.448 (13.5%).

La abstención de nulos y blancos en mayo asciende a 145.073, efectuando el mayor aporte los votos blancos (113.576) que asciende a 59.1% del total.

Se constata que los independientes dentro de pactos, en general, ostentan altos niveles de abstención. Si se le suma la abstención de las candidaturas independientes, nulos y blancos, se totalizan más de 626.000 votos cuya concurrencia a la segunda vuelta es muy incierta.

Al evaluar los orígenes de las restantes abstenciones, se trataría de un voto proclive a Boric y presumiblemente con mayor probabilidad de acudir con su voto al balotaje.

Kast está obligado a apelar a los casi 200.000 votos de independientes de derecha en mayo que se abstuvieron en primera vuelta, cifra que igual es bastante inferior a la suma de la abstención de independientes del sector de Nuevo Pacto Social.

Conclusiones

  • La preponderancia del voto independiente que apoya a Parisi introduce un fuerte elemento de duda acerca de su participación en la segunda vuelta.
  • Algo semejante ocurre con el volumen de abstención proveniente también de este mundo independiente.
  • Éste es un voto de rechazo a la política que no estaría necesariamente permeado por disyuntivas de futuro de país, como no sean la seguridad, la responsabilidad (del sistema político) y la estabilidad económica y social.
  • Los votos que provendrían desde los electorados de Parisi, de entre aquellos que concurran a sufragar, estarían distribuidos entre los dos candidatos al balotaje, aunque con preferencia a Kast. Habrá que ver si la no asistencia de Boric a Bad Boys le ocasiona algún perjuicio con este electorado.
  • Algo distinto ocurriría con el retorno de un voto que estuvo presente en mayo y no en la primera vuelta. Éste aparece más cargado a Boric aunque el gran aporte del electorado independiente incorpora incertezas, tanto en términos de su inclinación como de su participación.
  • Sobre el voto nuevo que habrá en segunda vuelta (que no participó en la primera). Su conducta dependerá de si el imaginario de cada chileno recrea el dilema del plebiscito de 2020 y la épica que provino del estallido social. Si no es así, lo más probable es que este nuevo voto siga la tendencia histórica, ya anotada y debiera favorecer predominantemente a Kast.

[1] El modelo fue creado por Daniel Fischer y está referido y aplicado en

Las vueltas de los gobernadores
Las primarias, las cifras y el paisaje
Quién votó por cada candidato

[2] El resto de los independientes es un agregado que se construyó con el sinnúmero de listas independientes desplegadas por el territorio nacional, excepcionando aquellas con expresión nacional. Por la misma razón, no hay homogeneidad política ni ideológica en su interior, sino que simplemente es un artificio matemático para poder incorporar a todo el mundo independiente en el análisis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *